Carta abierta a D. Simón Alonso

Madrid a 13 de Diciembre de 2.006



Estimado Sr. Alonso:


No tengo el gusto de conocerle, excepto por sus escritos en éstas páginas y sus exposiciones en las Juntas Generales del Club.



Para que no me confunda, le confirmo, que como Ud., estaba en total desacuerdo con el Presidente, la mayoría de los Consejeros, y sobre todo con la metodología de elección de los mismos, que se perpetúan en los cargos y tienen, según mi criterio y el de muchos otros socios, secuestrada totalmente a nuestra Sociedad.


Para mí, cercano a los 70 años, la ética y el comportamiento, son la base para una buena aglutinación de los diferentes idearios de los integrantes del Club , por lo que se puede figurar que ante la inexcusable conducta del Ex-Presidente Sr. Quintanar, apoyado por los demás Consejeros, en el momento del fallecimiento de nuestro anterior Presidente, D. Dionisio Ridruejo, no presentando inmediatamente su dimisión, cuando la mayoría habían sido promovidos o confirmados por el citado Presidente, aunque después, y posiblemente, les hubiésemos ratificados en sus cargos, mi decepción y desconfianza, ante ese Consejo de Administración, era absoluta.


Algunas veces, un deshonroso comienzo, suministra resultados práctico, pero en éste caso, como en la mayoría, la excepción no ha confirmado la regla, y la actuación de esa Junta Directiva, con la degradación del Club en todas sus capacidades, la falta absoluta de transparencia, y en especial la increíble arrogancia y soberbia del Ex-Presidente, sin ninguna experiencia directiva, al autoproclamarse único gestor e interlocutor sobre la adquisición de los terrenos para los nuevos Campos de Golf, cuando en frente se encuentra con el, en muchos casos, corrompido y espinoso Sector Inmobiliario, ha dado el resultado, desdichadamente, previsto. Con otro gestor más entendido, y con alta experiencia dentro del Sector Inmobiliario, el precio abonado por los teóricos-futuros campos de Algete, ¿hubiese sido el mismo¿.


Sr. Alonso, Ud está pregonando que con su “estiloso” proceder ha conseguido, por fin, desembarazarse del Presidente y otros Consejeros, y que era necesario que alguien del Club, se sacrificase, se considera Ud. el sacrificado, para que otros socios, con mejores condiciones y profesionalidad, pudiesen acceder al Consejo y nombrar un nuevo Presidente. Su conducta, antes invoqué la ética y el comportamiento, ha sido y es totalmente negativa para el presente y el futuro del Club; no por Ud, sino a pesar de Ud, se han podido comenzar a realizar algún cambio en el Club; con su conducta se han retrasado las transformaciones que necesitábamos, porque ante su manera de obrar muchos socios cerraron filas con la anterior Junta Directiva, y ésta se dio cuenta que lo mejor para sus intereses era darle “cancha” a sus provocaciones; así cualquier socio que intentase cuestionar los actos de la Junta Directiva se le tachaba –es de los de Simón-, en las Juntas de Accionistas el Presidente se dio cuenta, al principio no fue así, que lo más conveniente para sus intereses era dejarle hablar a Ud. todo lo que quisiera, porque de esa manera no había lugar para que otros socios se expresasen, y su proceder y maneras predisponía a la mayoría en contra de cualquier innovación.


Aunque yo no le niego su buena voluntad, y su excelente propósito de crear una actualizada escuela de Golf; un Club es convivencia, es sociabilidad, es actitud, es hasta talante…. y Ud. considera que puede ir por nuestra Sociedad, defendiendo sus ideas, llamando en ocasiones al Presidente y algunos Consejeros del Club, (repaso sus últimos boletines), “ratas malolientes”, “bazofia”, “auténticas ratas”, “sinvergüenzas”, “mentirosos”, “usurpadores”, “miserables”, “gualdrapas”, impresentables”, “catadura moral”, “crecida etílica”, y como expresión general e incesante, “golfos”.


A grandes males grandes remedios, menciona uno de nuestros dichos más populares; estoy confiado, dentro de mi proclive optimismo, que la actual “movida” obligará al Club a un importante cambio en sus estructuras y organización, se necesitarán nuevas elecciones, pero no dude que entre ellas se encuentra el que Ud. se comporte, si quiere seguir perteneciendo a nuestra Sociedad, de una manera mucho más equilibrada y educada.


Esperando recapacite sobre el fondo de ésta carta, reciba en éstas fechas mis mejores felicitaciones navideñas y un cordial saludo.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Leida la carta anterior ,tratare de explicar a su autor de la forma mas breve la personalidad de un personaje tan peculiar como SIMON.
Es claro que conociendo como se expresa tanto por escrito ,(por sus graves faltas de ortografia)y las graves acusaciones que hace,como de palabra (por el alto tono de voz que utiliza) ,es facil deducir que su formacion primaria fue tan escasa como grande es de corazon.
Es una persona que no dependiendo de NADIE, con una vida economicamente resuelta,sin ningun tipo de prejuicio social, sin aspiracion alguna a ser Presidente ,--- , sin que yo lo justifique,-- dice las cosas claras (quizas demasiado claras), sin temor a represalias,algo que NADIE o muy pocos socios se han atrevido hacer- ni utilizando formas mas sibilinas.
SIMON en este Club como en todos los inicios de una Revolucion es una persona NECESARIA para conseguir las ELECCIONES GENERALES que esta Sociedad tanto necesita,por lo que en algun momento a pesar de las barbaridades y metodos utilizados, que por supuesto no apruebo,deberemos agradecerle su labor.
Dado que en los años 90 algunos socios lo intentaron sin exito, por metodos mas ortodoxos y suaves como los que Vd.al parece propone deberia utilizar SIMON-
No creo que exista otra forma de finalizar de una vez con el viciado sistema actual de manipular el nombramiento de Consejeros entre amiguetes que no hacen nada en beneficio de la Sociedad ,que el camino seguido por SIMON, al que finalmente a pesar de sus formas ,deberemos agradecerle el que un dia no lejano los socios podamos elegir libremente a nuestros verdaderos representantes en unas ELECCIONES GENERALES.
aunque ello haya sido costa de su propia inmolacion GRACIAS SIMON

Anónimo dijo...

Sr. Alonso, no me imaginaba que mi carta fuese tan importante para que la publicase fuera del área de “comentarios”. Agradecería eliminase las negrillas de mi escrito ya que no resalté ninguno de mis párrafos.
Ante su interés he ampliado los comentarios sobre la gestión del Sr. Quintanar, y he mejorado mínimamente la redacción. Me gustaría, si es posible, que fuese ésta la carta que se publicase.

CARTA ABIERTA A D. SIMÓN ALONSO

Madrid a 13 de Diciembre de 2.006


Estimado Sr. Alonso:

No tengo el gusto de conocerle, excepto por sus escritos en éstas páginas y sus exposiciones en las Juntas Generales del Club.

Para que no me confunda, le confirmo, que como Ud., estaba en total desacuerdo con el Presidente, la mayoría de los Consejeros, y sobre todo con la metodología de elección de los mismos, que se perpetúan en los cargos y tienen, según mi criterio y el de muchos otros socios, secuestrada totalmente a nuestra Sociedad.

Para mí, cercano a los 70 años, la ética y el comportamiento, son la base para una buena aglutinación de los diferentes idearios de los integrantes del Club , por lo que se puede figurar que ante la inexcusable conducta del Ex-Presidente Sr. Quintanar, apoyado por los demás Consejeros, en el momento del fallecimiento de nuestro anterior Presidente, D. Dionisio Ridruejo, no presentando de inmediato su dimisión, qué delicadeza de personas, cuando la mayoría habían sido promovidos o confirmados por el citado Sr. Ridruejo, aunque después, y posiblemente, les hubiésemos ratificados en sus cargos, mi decepción y desconfianza, ante ese Consejo de Administración, era absoluta.

Algunas veces, un deshonroso comienzo, suministra resultados eficientes, pero en éste caso, como en la mayoría, la excepción no ha confirmado la regla, y la actuación de esa Junta Directiva, con la degradación del Club en todas sus capacidades, la falta absoluta de transparencia, y en especial la increíble arrogancia y soberbia del Ex-Presidente, sin ninguna experiencia directiva, al autoproclamarse único gestor e interlocutor sobre la adquisición de los terrenos para los nuevos Campos de Golf, cuando en frente se encuentra con el, en muchos casos, corrompido y espinoso Sector Inmobiliario, ha dado el resultado, desdichadamente, previsto; es decir: De nuevos terrenos de golf, después de casi 4 años y continuas promesas, nada de nada, y el mantenimiento de los campos y del Club, hasta hace poco tiempo, inexistente. Con otro gestor más entendido, y con alta experiencia dentro del Sector Inmobiliario, el precio abonado por los teóricos-futuros campos de Algete, ¿hubiese sido el mismo¿.

Sr. Alonso, Ud. está pregonando que con su “estiloso” proceder ha conseguido, por fin, desembarazarse del Presidente y otros Consejeros, y que era necesario que alguien del Club, se sacrificase, se considera Ud. mismo el sacrificado, para que otros socios, con mejores condiciones y profesionalidad, pudiesen acceder al Consejo y nombrar un nuevo Presidente. Su conducta, antes invoqué la ética y el comportamiento, ha sido y es totalmente negativa para el presente y el futuro del Club; no por Ud., sino a pesar de Ud., se han podido comenzar a realizar algunos cambios en el Club; con su conducta se han retrasado las transformaciones que necesitábamos, porque ante su manera de obrar muchos socios cerraron filas con la anterior Junta Directiva, y ésta se dio cuenta que lo mejor para sus intereses era darle “cancha” a sus provocaciones; así cualquier socio que intentase cuestionar los actos de la Junta Directiva se le tachaba –es de los de Simón-; en las Juntas de Accionistas, el Presidente se dio cuenta también, al principio no fue así, que lo más conveniente para su provecho era dejarle hablar a Ud. todo el tiempo que quisiera, porque de esa manera no había prácticamente turno para que otros socios se expresasen, y su proceder y maneras predisponía a la mayoría en contra de cualquier innovación.

Aunque yo no le niego su buena voluntad, y su excelente propósito de crear una actualizada es-cuela de Golf; un Club es convivencia, es sociabilidad, es actitud, es hasta talante…. y Ud. considera que puede ir por nuestra Sociedad, defendiendo sus ideas, llamando en ocasiones al Presidente y algunos Consejeros del Club, (repaso sus últimos boletines), “ratas malolientes”, “bazofia”, “auténticas ratas”, “sinvergüenzas”, “mentirosos”, “usurpadores”, “miserables”, “gualtrapas”, “impresentables”, “catadura moral”, “crecida etílica”, y como expresión general e incesante, “golfos”.

A grandes males grandes remedios, menciona uno de nuestros dichos más populares; estoy confiado, dentro de mi proclive optimismo, que la actual “movida” obligará al Club a un importante cambio en sus estructuras y organización, se necesitarán, posiblemente, nuevas elecciones, pero no dude que entre ellas se encuentra el que Ud. se comporte, si quiere seguir perteneciendo a nuestra Sociedad, de una manera mucho más equilibrada y educada.

Esperando recapacite sobre el fondo de ésta carta, reciba en éstas fechas mis mejores felicitaciones navideñas y un cordial saludo.

Un socio que cree representar el verdadero espíritu y estilo del Club.

puntualizaciones de simon dijo...

Respuesta a las dos cartas que he tenido el placer de leer en esta web.

Para empezar, aclarar que esta web no es mía y en ningún caso la he puesto en la primera plana.

Estoy totalmente de acuerdo en no representar el estilo mayoritario del club, pienso que un club de 6.000 socios, los estilos no son únicos sino varios, de todas formas el mío puede que tengan razón, es uno de los menos deseables, pero yo lo respetaría como respeto todos los demás, sobre el espíritu del club, del que estoy convencido soy uno de los que lo apoyan y representan, sin temor a equivocarme lo que la inmensa mayoría de los socios querrían como espíritu es lo siguiente:

Existiera una máxima representatividad a todos los niveles, todos los socios tengamos la máxima libertad de expresión, un derecho que nadie nos puede quitar, ademas de ser una garantía para poder evitar escesos de personalidad, sea cual fuere y una plena claridad y transparencia en la gestión, para evitar dires y diretes así como falsas interpretaciones, que tanto daño han echo a nuestro club los últimos años.

Conseguido esto, creo que los socios debemos vigilar el buen hacer de nuestros representantes y que cumplan prioritariamente nuestro espíritu o filosofía, con ello todo lo demás vendrá solo, un ambiente distendido y entre todos podremos hacer un gran club.

El club nos pertenece a TODOS y TODOS tenemos el derecho de colaborar en su presente y su futuro, nadie debe creerse en ningún momento su dueño, como por desgracia alguien se ha creído en los últimos años.

¿sacrificio o inmolación?
De ninguna manera se ha producido alguna de ellas, lo único que he echo es el trabajo que me propuse, derrumbar un consejo que quería a toda costa perpetuarse en un poder que no le pertenecía, desalojando a sus verdaderos dueños de decidir el presente y el futuro de lo que les pertenecía Y PERTENECE.

Quise que nuestro presidente Enrique Quintanar y su consejo lo entendieran, fuesen ellos los que lo llevaran a cabo así como se pusiesen las medallas, después de aproximadamente 4 años intentandolo no hubo otro camino que hacerlo de la forma en la que he a actuado, no hay otra solución de ser así la habría escogido,

En una sociedad en la que los socios básicamente vienen a disfrutar de su ocio, era necesario que comprendieran que si un socio, decía "las burradas incluso algunos tachaban de insultos" personalmente pienso verdades, duras, claras y transparentes, de no ser así no les quepa la menor duda hoy estaría en los tribunales.

Que no es la mejor de las formas para nuestro club, soy el primero en no tener la mínima duda de ello, pero no existía otro camino dado el empecinamiento de nuestros gestores por mantenerse en el cargo a toda costa.

De todas formas una vez concluido mi trabajo, con la dimisión forzosa de un presidente un vicepresidente y cinco consejeros, estoy totalmente seguro que no hay vuelta atrás, dentro de muy poco si el consejo provoca unas elecciones y sino los socios conseguirán las firmas suficientes para hacer unas elecciones que nos representen a todos, (quiero dejar muy claro que la petición de firmas se esta haciendo por un grupo de socios a los cuales yo he dado mi firma y mi apoyo como uno mas sin dirigirles ni manipular por mi parte dicha acción).

Ahora es el momento en el que los socios debemos apoyar y vigilar unas elecciones no manipuladas, para empezar a disfrutar nuestro club.


Simón Alonso
Socio nº 2589

Juma dijo...

Gracias Simon porque tu lucha ha conseguido el primer objetivo de la dimision del Sr. Presidente y parte del Consejo, perooooooooooo aun queda otra parte no menos importante como es la dimision del resto de los consejeros y la realizacion de unas elecciones verdaderamente democraticas.
Es decir unas elecciones donde los consejeros sean nombrados sin las manipulaciones y actos viciados desde su convocatoria por los tejemanejes del Sr. Secretario del Consejo y algun otro Consejero.
Lo dicho elecciones transparentes donde cualquier socio pueda presentarse el mismo o en compañia de otros socios para presentar los proyectos que a bien tengan como razonables para la mejora de nuestro Club.

Anónimo dijo...

Como autor del escrito “Carta abierta a D. Simón Alonso” , agradezco la respuesta efectuada por el mismo Sr. Alonso, así como la de otros participantes de dicho foro, al constatar que el debate sobre el futuro del Club, y la idoneidad y aptitud del actual Presidente y Consejeros del Club, se realiza sin insultos ni ofensas personales, que descalifican e invalidan las propuestas, muchas veces legítimas, del que las realiza.
Solo me cabe responder, que la grandeza de espíritu y de corazón, que señala un partícipe, no solo es privativa, en el Club, del Sr. Alonso, sino también de muchos de los que conformamos Golf La Moraleja.

Anónimo dijo...

Por casualidades del destino, he tenido acceso a una información que me gustaría Simón que investigaras:

En la memoria del Club aparece en gastos fiscales un importe de 80.000 euros en concepto seguros.
Pues bien, Golf la Moraleja tiene contratado un seguro de Responsabilidad Civil suscrito con la compañía Mapfre, cuyo nº de póliza es POLIZA Nº: 0960470016180 N. SPTO.: 003 EFECTO: 13/07/2006, por importe de 6.280,58 euros.

Es decir, me faltan 73.719,42 euros. Una cantidad nada despreciable para un concepto SEGUROS.

En fin, creo que son muchos los números que hay que empezar a cuadrar en esta sociedad.

Juma dijo...

Para anonimo "Seguros"
Supongo que aparte de ese seguro debe de haber mas p.e. alguno de incendios, por responsabilidad de los Consejeros (me parece de lo mas adecuado por lo irresponsables que son algunos)de la maquinaria, etc.

respuesta sobre seguros dijo...

Estoy de vacaciones, a partir del dia 2 de Enero preguntare sobre los seguros.
Desde Punta Cana felices fiestas a todos.

Simon Alonso

RESPUESTA SOBRE SEGUROS dijo...

Respuesta sobre seguros.

Puesto en contacto con el directordel club Rafael Alcala me responde lo siguiente (textualmente)-

El director me ha contestado que la autoridad sobre informes de contratos firmados por el club la tiene el consejo y que pida por escrito la peticiòn.

NOTA.

Seguro que sobre los seguros hay gato encerrado, parece ser el secretario del club, se hizo un seguro irregularmente en el club.

Quieren que escrivamos para ganar tiempo y no responder.

El director dice que cuando hablo con el manipulo lo que digo, fijense si sera falso que jamas corrigio ninguno de mis comentarios, pero como ve la JUNTA GENERAL EXTRAORDINARIA a la vuelta de la esquina esta nervioso, el dia de la junta estara todabÍa más.

Simón

LOS SOCIOS dijo...

Los socios ya tenemos las firmas mas que suficientes para exigir una Junta General Extraordinaria.

Lo mejor para la sociedad, es que el consejo de acuerdo con los firmantes y todo aquel socio que lo desee, convoque la Junta que queremos la mayoría, para hacer unas elecciones que agraden a todos por el bien del club.

Sr Lillo si Ud. no lo hace. la Junta será un calvario para su consejo y un espectáculo desagradable que no debería producirse.

Es el momento de tirar todos del carro para el mismo sitio,

LOS SOCIOS

Anónimo dijo...

Sabedor de la gran INCERTIDUMBRE que la INESPERADA DIMISION del Sr. Quintanar ha suscitado entre los socios-CUANTO MAS-habiendo desarrollado este como Presidente tan BRILLANTE TRABAJO ,como el propio el Sr.Lillo "reconoce" ,en su reciente articulo en el editorial del ultimo numero de la Revista de La Moraleja.
El Sr. Lillo ante la situacion creada ,
SIN DUDA esta en la OBLIGACION de:
1º.- Convocar urgentemente la Junta General Extrordinaria que, los socios mediante la presentacion de mas de 300 firmas, le reclaman.

2º.-Explicar en dicha Junta las VERDADERAS razones que al Sr.Quintanar le han OBLIGADO a dimitir, -pues de sobra es conocido que no han sido PERSONALES, como se ha pretendido hacer ver a los socios.
3º.-Atender la NECESIDAD que los socios reclaman con sus 300 firmas presentadas ,de unas ELECCIONES GENERALES ,previa la DIMISION de todo el Consejo actual,- elecciones en las que por supuesto el Sr. Lillo tendra la oportunidad de cumplir su gran AMBICION de ser Presidente de una Sociedad del prestigio de esta, SIEMPRE y CUANDO resultara elegido por los socios y NO por" nueve amiguetes" en un CONTUBERNIO.

4º.- GARANTIZAR a los socios la limpeza en el ESCRUTINIO de todas las votaciones a realizar-tanto en los puntos a tratar en la Junta General como en las Elecciones Generales, mediante una AUDITORIA que AUTENTIFIQUE las firmas de TODAS y CADA UNA de las delegaciones de voto presentadas,tanto por el Presidente y Consejeros como por los socios- NO DANDOSE POR VALIDA el resultado de NINGUNA votacion en tanto y cuanto la AUDITORIA no haya finalizado su trabajo.
(UNICA forma esta, de proteger a los socios de las exquisitas "habilidades del conocido especialista el Secretario Ilmo.Sr.Bermudez -CONDE de Castelo)

Confiemos en que de unas Elecciones Generales celebradas en estas condiciones , salga un Presidente capaz de devolver a esta Sociedad ,el deterioro que su prestigio ha sufrido por el oscuro comportamiento de unos pocos .